jueves, 7 de diciembre de 2017

Día de la Inmaculada Concepción

Por Marianna García Legar

Este viernes 8 de diciembre de 2017 se cumplen 16 años de la convocatoria a la creación de la Arboleda de Gaia. Por esta razón, y también porque, sin buscarlo, esto ocurrió el día de la Inmaculada, esta celebración es muy importante para nosotras. 
Inmaculada de Zurbarán, que conocía bien el arquetipo el
cual lleva la luna con los cuernos hacia abajo, no hacia
arriba, como Isis y como la pintaba Murillo y otros.

Quizás la Inmaculada Concepción sea uno de los símbolos más desconocidos y menos entendidos de la Diosa bajo el nombre de María. Para comprender este arquetipo creado por mísiticos españoles –y no reconocido por la Iglesia Católica hasta 1856– es necesario remontarnos a las leyendas populares europeas que relatan el linaje familiar de Jesucristo. Según estas leyendas María, al igual que Cristo, es también fruto de una concepción que no sigue los caminos humanos.

El linaje humano de Cristo es exclusivamente femenino (al igual que en las culturas matrísticas carece de ancestros masculinos humanos). La tradición nos habla de este linaje desde la bisabuela de Jesús: Emerenciana.

Emerenciana descendía de la Tribu de David y era una adolescente que solía visitar a los sabios del desierto, eremitas centenarios que vivían en retiro y oración permanente en el Monte Carmelo. Estos ancianos tenían la misión de transmitir la profecía que relataba la llegada de un niño divino, que nacería de una doncella virgen. Ellos gustaban de estas visitas en las que recibían todo el encanto y la ternura de la joven como una brisa fresca que los alegraba.

Cuando Emerenciana llegó a la edad de contraer matrimonio, como dudaba entre casarse o hacerse eremita, pidió consejo a los ancianos.

Tres días oraron los sabios para darle una respuesta y al final del tercer día tuvieron una visión. En ella vieron una rama de árbol verde muy grande, que daba un sólo fruto. Luego la rama se secaba y, una vez seca, daba un fruto muy hermoso envuelto de una claridad tan intensa que costaba mirarlo. Los ancianos supieron que esta era la señal que habían pedido, pero no entendieron su significado.

Oraron tres días más hasta que recibieron una voz que venía del cielo y que decía que Emerenciana era la raíz del lecho del que nacería el niño divino; que la rama verde era el matrimonio consumado de Emerenciana y el fruto, su primera hija. La rama seca simbolizaba la esterilidad de su madurez, y la fruta luminosa una niña muy especial que Emerenciana alumbraría en su vejez. Esta muchacha sería venerada por los ángeles y anunciada por todo el orbe.

Cumpliendo esta visión, Emerenciana casó y tuvo una hija a la que llamó Ismaria que luego fue la abuela de Juan el Bautista. Cuando Emerenciana tuvo 61 años, una noche estando en el lecho con su marido Estolano; una voz envuelta en un gran resplandor les anunció:
Emerenciana, no tengas miedo y escúchame. Por la gracia divina concebirás a pesar de las leyes de la naturaleza. De ti nacerá una hija que será la madre futura de una niña, la cual ha sido predestinada desde antes de la creación del universo como la más preciosa de todas las criaturas humanas. En ella se realizarán milagros incomprensibles. Estolano haz hoy el amor con tu mujer, pues se aproximan tiempos de gloria”.

Emerenciana y Estolano se amaron esa noche y, mientras lo hacían, en el respaldo de madera de la cama apareció escrito en letras de oro refulgente el nombre de la niña que estaban concibiendo: Ana.

Ana nació nueve meses después, el 8 de Setiembre.

Su nacimiento trajo consigo una ola de sanación para todos los que la rodeaban o venían a visitarla. Ciegos recobraban la vista, cojos podían nuevamente andar.

Ana fue presentada a los 3 años para ser una de las niñas sacerdotisas que cuidaban y mantenían el aserá del Templo donde vivió durante algunos años.

Ana se casó a los 18 años con Joaquín, pero no concibió criatura alguna. Al llegar a los cuarenta y cinco años, un día Joaquín fue al templo a entregar un tercio de sus ganancias del año al Templo y otro tercio a los pobres, como siempre hacía. Pero esta vez los sacerdotes aceptaron su ofrenda, pero luego lo expulsaron del Templo, alegando que su matrimonio estaba maldito, pues no había dado fruto.

Avergonzado, Joaquín abandono a Ana y huyó con su rebaño a la montaña. Ana fue repudiada por toda la gente que la rodeaba y se quedó absolutamente sola.

Ana con María en su útero. Jean Bellegambe
Triste y desolada, sin saber que hacer, se vistió con su traje de novia, se sentó bajo un laurel y comenzó a llorar. Entonces apareció un ángel y le dijo: “Ana, alégrate porque de ti nacerá la reina del universo, puerta de entrada del niño divino en la Tierra. Vete a las puertas de la ciudad, donde encontrarás a Joaquín que también ha sido convocado por los ángeles.”

Ana y Joaquín se encontraron en las puertas de la ciudad y se fundieron en un abrazo muy amoroso y, en ese mismo instante, fue concebida María. Y este es el acontecimiento que se celebra en la fiesta del 8 de Diciembre, el momento en que María es concebida por Ana y Joaquín de modo milagroso o no humano: la concepción inmaculada de María, que abre la puerta a su existencia humana. 

Así podemos ver que el linaje humano de Cristo es femenino: bisabuela, abuela y madre. Pero también que ninguna de las tres cumple las premisas normales de la concepción humana, ya que una es una anciana que ya no puede quedar embarazada, la otra una mujer estéril y la tercera una joven virgen.

Las imágenes de la Inmaculada Concepción que ilustran esta advocación de María nos presentan una joven virgen de pie sobre la Tierra y la Luna, con la serpiente a sus pies. Está embarazada de un sol que abarca vientre y pecho. Su vestido es blanco y su manto color cielo. Su cabeza está coronada con estrellas. 

¿Por qué, si la fiesta celebra el momento en que María es concebida, la ilustración que la representa nos muestra esta imagen?
También llamada "Mujer vestida de sol,
su arquetipo se forjó en España
en las iluminaciones bíblicas.

En realidad, esta es la representación del ser que encarna en el cuerpo humano de María: la Gran Madre de Toda Vida, representada en la corriente mística del cristianismo como Sofía, el aspecto femenino de Dios, su novia amada y la compañera de su trono omnipotente.

Sofía se hace carne en María, que será la puerta a través de la cual Cristo podrá entrar en el mundo, ya que ningún humano puede llegar a este mundo si no es a través de un vientre de mujer. Con él compartirá la tarea de santificar la materia (que es el reino de la madre-mater-materia) y borrar de la Tierra el concepto de pecado, a través del poder del AMOR de sus corazones irradiantes. Al igual que el Cristo se retirará del mundo ascendiendo con su cuerpo físico una vez acabada su misión.

Así como ella es concebida milagrosamente por una mujer estéril –hija a su vez de una anciana que ya no puede engendrar–, del mismo modo, siendo ella virgen, concebirá al Cristo de modo misterioso.

Este embarazo del hijo de dios se anuncia en el seno de la Inmaculada como un sol que comprende pecho y vientre. Este aspecto de la representación es poco conocida, ya que la iglesia suprimió todas las imágenes en las cuales María se veía embarazada, por considerarlas pecaminosas. Así se perdió una de las claves fundamentales que pueden ayudarnos a conocer a María-Sofía.

El sol de la Inmaculada unifica útero y corazón. Integra ambos en su circunferencia. Es allí, en ese centro, donde ella puede concebir al Cristo. En la Inmaculada el vientre es importante, básico. Es el útero sellado primordial contenedor de todo el potencial aún no manifestado, es lo que los tibetanos llaman la matriz de lo no nato.

En su “lugar secreto”, su útero se eleva una octava al integrarse al corazón (ambos triángulos tridimensionales que apuntan hacia abajo). Eso le permite concebir en sí misma, en el doble sentido del término, al Cristo vivo.

La Inmaculada se nos presenta de pie sobre la Tierra que, al recibir la luz que viene del sol de su seno, dibuja una medialuna con los cuernos hacia abajo. Esta forma recuerda la estructura del cérvix femenino, a través del cual los bebés nacen.

Tiene a sus pies la Tierra (la materia), la luna (el mundo emocional) y la serpiente (que delata la herencia matrística del arquetipo).

Otra Inmaculada.
Es solar y lunar a la vez, porque su energía integra y sintetiza los opuestos complementarios.

En su cabeza una corona de 12 estrellas muestra la variedad del mundo manifestado (los 12 signos del zodíaco, las 12 tribus de Israel, los 12 discípulos). Pero esta corona también señala su coronilla completamente abierta hacia el Cielo, tanto como su vientre lo está hacia la Tierra.

Su cuerpo nos muestra a la Madre Divina como el espacio que contiene todo el Cosmos (sol, luna, tierra, cielo, estrellas...). Como el espacio que rodea y penetra la materia, y sin la cual ésta no podría existir. Es la trama de vacío que sustenta la forma. Es forma y es vacío, y es la síntesis de ambos.

El mandala de su vientre-pecho, por ser círculo y por ser Sol, nos remite también al concepto de centro, símbolo de la unidad.

Sus pies están firmemente asentados en la Tierra y sus brazos en postura de oración. Ella, como ángel del mundo, ora. Es la virgen orante que ruega por nosotros como abogada, intercesora y mediadora. Es la mensajera alada que lleva “hacia arriba” nuestros pedidos y ofrendas, y nos trae “hacia abajo” la Gracia y los dones concedidos. Es la representación antropomorfa de la paloma del Espíritu Santo.

Pintura de Ana Contreras, copia de un
manuscrito medieval.
A veces, a su alrededor, podemos ver algunos símbolos que evocan diversas imágenes de su energía: Puerta del cielo, Arca de la Alianza, Vaso espiritual, Fuente de Vida, Jardín cerrado, Ciudad de Dios, Estrella de la Mañana, Espejo de Dios, Rosa Mística... etc.

La imagen de la Inmaculada Concepción es el único retrato de la Sofía que ha perdurado hasta hoy. Es la novia de dios o alma de María que el 8 de diciembre desciende a la tierra para encarnar en el vientre de la estéril Ana.

Si abrimos nuestra consciencia a la enseñanza de estos símbolos y leyendas, en esta fiesta también nosotros podemos recibir en nuestro ser a la Sofía.


Así que, queridas hijas e hijos de la diosa, este viernes tenemos trabajo. 

Permanezcamos siempre unidos en la devoción a la divina maestra, y permitámonos engendrar en nuestro centro a la virgen niña que traerá el amor y la sabiduría crística a nuestras vidas.

Texto de Marianna García Legar, autora del libro "Fiestas de la Tierra y espiritualidad matrística en la península ibérica" CLICA AQUÍ PARA MÁS INFORMACIÓN

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL 

miércoles, 8 de noviembre de 2017

• Invocación a los siete linajes de padres

Por Marianna de Arboleda de Gaia

Os convocamos
Guardianes del Este, Donceles del Aire, Señores del Sol naciente.
Protectores de todo nacimiento y todo comienzo.
Veneramos vuestra simiente, vuestra iniciativa y vuestra sabia alegría.
Invocamos la renovada luz de vuestro amanecer. 

Os convocamos
Guardianes del Sur, Amantes del Fuego, Señores del Sol triunfante,
Protectores de los vínculos entre todos los seres.
Veneramos vuestra compasión, vuestra ecuanimidad y vuestra sabia generosidad.
Invocamos la fuerza vital de vuestra virilidad.

Os convocamos
Guardianes del Oeste, Padres del Agua, Señores del ocaso,
Protectores de la transformación cíclica.
Veneramos vuestra antigüedad, vuestro poder de curación y vuestra sabia actividad.
Invocamos la fuerza tranquila de vuestra fluidez.

Os convocamos
Guardianes del Norte, Abuelos de la Tierra, Señores del Sol negro,
Protectores de la interiorización y del retiro.
Veneramos vuestro desapego, vuestra oscuridad y vuestra sabia madurez.
Invocamos vuestra capacidad de centramiento.

Os convocamos
Guardianes del cielo que está arriba, casa de nuestros ancestros y maestros.
Protectores de nuestros más elevados sueños y anhelos.
Veneramos vuestra presencia que siempre nos acompaña.
Invocamos vuestra ayuda guiando nuestros pasos.

Os convocamos
Guardianes del mundo subterráneo y del Padre Oceánico.
Protectores de todos los linajes que habitan en Gaia.
Veneramos vuestra simiente ancestral, origen primigenio de la vida en la Tierra.
Invocamos vuestra poderosa fuerza para nuestro camino.

Y aquí, en el cruce de las 4 direcciones,
entre el pasado y el futuro,
habitando nuestro presente con consciencia,
nos convocamos a nosotros mismos, los hombres de Gaia.

Somos los Padres y los Abuelos del mundo.
Somos los hijos, los hermanos, los amigos,
los amantes, los novios, los esposos,
los que aman a las mujeres y los que aman a los hombres,
los guardianes, los constructores, los danzantes, los maestros.
Somos la simiente de Gaia,
Los que fecundan la Tierra con sus semillas de vida.

Nos hemos puesto en pie para unirnos en círculo
y honrar en nosotros el Espíritu Sagrado Masculino
que genera la acción, insemina, individualiza, discrimina y protege la Vida.

Trabajamos por todas nuestras relaciones,
por las 7 próximas generaciones,
para cuidar la Tierra
y contribuir a la Paz en la familia humana.

Estamos en pie de paz unidos en el círculo
y este lugar sagrado que aquí estamos creando
es nuestra escuela y nuestro templo.

El círculo ya ha sido trazado.
Que nuestro encuentro sea fructífero
¡La celebración ya puede comenzar!

Círculos de hombres facilitados por Adro (Martí Adroher), encuentros mensuales de 3 horas: Más información martiadroher22@gmail.com o 661 536 475 (WhatsApp).
                                      


  VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL